Dos familias viajan por las carreteras de Noruega y hay mucho que planear con antelación para vivir pequeñas aventuras en el coche. ¡Síguenos!

Parte 3: Hacer la maleta con cabeza para un viaje por carretera

(y qué no llevar en el coche)

– ¿Te has acordado de echar una manta para el coche? Ah, y no olvides coger un par de chubasqueros para los niños. Solo por si acaso. ¡Y un sombrero! Además, no te olvides de que los niños deberían tener peluches para achuchar en el coche… Sí, la lista siempre es demasiado larga. Queríamos compartir unos cuantos trucos y consejos sobre qué llevar y qué no llevar en un viaje por carretera. 

Cuando se trata de ropa y de qué llevar en la maleta, siempre pensamos en capas. Para este viaje en concreto, sabíamos que el tiempo iba a ser impredecible, así que cogimos un poco de todo, desde bañadores a jerséis de lana. Es buena idea llevar en el coche varias mantas y bufandas para los niños (por supuesto, para los adultos también). Como condujimos durante bastante tiempo, los niños pudieron dormir durante varias horas. Esto fue estupendo y las mantas resultaron muy prácticas.

De cara a la seguridad, es mejor que los niños no lleven demasiadas prendas cuando estén en su silla de automóvil, por lo que es recomendable dejar las chaquetas más gruesas en el maletero. 

El atuendo básico de la familia para cualquier viaje es una camiseta con una sudadera encima y unos pantalones holgados. Por si acaso, siempre llevamos unos pantalones cortos y una falda en otra bolsa. Este viaje por carretera incluía transporte en coche y en transbordador, así que íbamos a entrar y salir mucho del coche, mirar el paisaje, etc.

Es decir, íbamos a estar calentitos un momento y helados al siguiente.

Es buena idea usar capas de lana para los miembros más pequeños de la familia. Resulta cálida pero transpirable y muy suave. Para empezar resulta perfecto llevar un sombrero y una rebeca. Estos se pueden quitar en cuanto sea necesario.

Lista de comprobación de BeSafe:

  • A la hora de elegir una silla de automóvil para niños, hay que comprobar que tenga orificios de ventilación en la parte posterior.
  • Si vas a hacer viajes largos en coche, elige una silla de automóvil para niños con un buen acolchamiento que resulte cómodo.
  • Comprueba con frecuencia que el niño no tiene demasiado calor.